De la lista de productos que maneja Marx de Salcedo, sin duda uno de los más llamativos son los Cheetos. En realidad, no se trata de un snack pensado para que los soldados pasen el tiempo entretenidos –y acaben con las manos teñidas de naranja– sino que el queso deshidratado que se utiliza en este aperitivo y en muchos otros productos fue un invento militar durante la II Guerra Mundial.